Las comunidades autónomas volverán a incumplir en 2016 el objetivo de déficit público pese al nuevo margen del Gobierno, que elevó la previsión del 0,3% del PIB al 0,7%. Concretamente, la cifra final será cercana al 1% del PIB, una desviación de unos 3.000 millones de euros.

Según el análisis de los presupuestos de las comunidades autónomas para este año realizado por Fedea, el problema no es de gastos, sino de una previsión de los ingresos demasiado optimista. El informe explica que esta sobrevaloración de los ingresos ha llevado a las comunidades a incumplir sistemáticamente los objetivos de déficit desde 2007.

El principal problema está en la partida denominada “resto de ingresos”, que las comunidades autónomas prevén aumentar en 3.772 millones de euros respecto a 2015, lo que en opinión de Fedea implica una nueva sobrevaloración.