Desde el año 2010, las Cámaras de Comercio dejaron de recibir cuotas de las empresas, tras suprimir el Gobierno la obligatoriedad de estas.

En Canarias hay más de 100.000 empresas asociadas a las cuatro cámaras de comercio existentes que no contribuyen económicamente a la prestación de los servicios que reciben.

La idea del Gobierno regional que trabaja en estos momentos, junto a las cuatro cámaras de Canarias en la elaboración del anteproyecto de Ley de Cámaras de Comercio, no contempla la subvención directa, sino un modelo basado en la eficiencia y los resultados.

El Gobierno canario sí que ha aportado financiación a las cámaras para la realización de determinadas actuaciones de fomento empresarial y el empleo; así como programas de tutorización y apoyo a empresas de nueva creación, programas de tutorización internacional o la ventanilla única. En el año 2015 se tramitaron fondos para estos programas por valor de 824.328,21 euros.

Aún así, esta financiación no ha sido suficiente, ya que el déficit de las cuatro cámaras de comercio roza el millón de euros anual.

La idea del Ejecutivo es un modelo de cámaras de comercio dirigido a la eficiencia y a los resultados, para lo que podrán realizar funciones que les generen ingresos así como recibir aportaciones públicas, siempre de acuerdo con la prestación de los servicios que se les encomienden.