El precio medio de la vivienda libre en Canarias acumula ya tres años y medio de subidas interanuales consecutivas. Esto coincide con el aumento de la inversión en el sector inmobiliario y la mayor capacidad de los canarios de acceder a créditos hipotecarios.

Comprar una vivienda en el primer trimestre de 2018 era un 4,5% más caro que en el mismo periodo del pasado año, según el Índice de Precios de Vivienda (IPV) del INE.

El repunte de los precios en el conjunto del país fue del 6,2%.

Las tarifas en Canarias se han elevado más en el mercado de las viviendas de segunda mano (+4,6%); frente al alza del 3,5% de las nuevas.

La inflación de la vivienda se debe al aumento de la demanda: en el primer trimestre de 2018 la compraventa aumentó un 18,6% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta contabilizarse 6.373 transacciones.

El 49,3% del total de las operaciones se cerraron sin recurrir a un préstamo hipotecario. La concesión de créditos para la vivienda avanza a un ritmo muy inferior al de las compras, aumentando menos de un 8% entre enero y marzo, frente al 18,6% del aumento del total de las operaciones.

Otro factor que encarece los precios en Canarias es la rentabilidad del alquiler residencial, que se ha situado en marzo en el 5,7%.