Un informe de la Institución Futuro con datos de 2015, confirma que en España se emprende poco, sobre todo si se compara con otros países europeos. La tasa de emprendeduría en España creció por segundo año consecutivo hasta alcanzar el 5,7%.

Existen grandes diferencias entre regiones, con Baleares y Castilla-La Mancha a la cabeza del emprendimiento, con tasas superiores al 7%, y con País Vasco, Asturias y Valencia, que no llegan al 4%.

Canarias apenas llega al 5%, por debajo de la media nacional.

Uno de los motivos de este escaso nivel de emprendimiento es el miedo al fracaso que manifiesta el 43,1% de la población española.