El Barómetro de la rentabilidad de los destinos turísticos españoles correspondiente a 2017 que ha publicado Exceltur, indica que el beneficio del turismo vacacional el año pasado en Canarias se redujo un 3,5%.

Pese a los datos, la asociación califica como “positivo” el ejercicio para el Archipiélago, aunque afirma que el impacto de la recuperación de los competidores, principalmente Turquía, Egipto y Túnez, se ha empezado a sentir en algunos de los destinos canarios.

No obstante, cuatro zonas canarias están entre las diez de España que mayor rentabilidad aportan a las empresas. Adeje dejó 101,5 euros por habitación; San Bartolomé de Tirajana, 97,1; La Oliva, 89,2, y Arona, 87,5.

En volumen de empleo, también los destinos canarios acaparan gran parte de las primeras posiciones. San Bartolomé de Tirajana es la que mayor número de trabajadores tiene dados de alta en la actividad turística, con 22.004. En segundo lugar se coloca Adeje (15.071). Quinta es Arona (11.319); séptima, Pájara (8.700), y octava, Mogán (7.816).

En cuanto a la relación entre los incrementos de clientes y la creación de empleo, Exceltur solo incluye entre los diez primeros a una localidad isleña, Yaiza, que registró un avance del 11,5%, el sexto mayor del país.

A pesar de la pérdida de rentabilidad, los núcleos vacacionales de Canarias se mantienen, con 192,2 euros por habitación, como unos de los más rentables. La ocupación para el conjunto del año se situó en el 77,4%, un incremento del 6,1% respecto a 2016.