La renta media de las familias españolas se ha reducido un 18% durante los años de crisis, pasando de los 27.700 euros en 2008 a los 22.700 en 2014. Al mismo tiempo, la riqueza media disminuyó un 37,3%, al pasar de los 190.400 euros a los 119.400.

Son datos de la Encuesta Financiera de las Familias (EFF), publicada ayer por el Banco de España.

La riqueza media de los hogares pasó de los 305.700 euros en el año 2008 a los 245.600 en 2014, un retroceso del 19,7%.

Por tipos de hogares, la renta aumenta con el nivel de educación, y por situación laboral, los hogares en los que el cabeza de familia trabaja por cuenta ajena son los que tienen rentas medias más altas. Este dato difiere respecto a las ediciones anteriores de la encuesta, ya que las rentas medias más altas correspondían a los hogares cuyo cabeza de familia era un empleado por cuenta propia.

Por nivel de renta, se registraron caídas en todos los tramos, siendo mayores a medida que aumenta la renta.