El Gobierno de Canarias espera que la regulación de las actividades relacionadas con el turismo activo genere nuevos empleos en las Islas. Los visitantes que llegan para la realización de actividades en ambientes naturales generan el 10% de la facturación turística.

El Gobierno de Canarias sacó a información pública el pasado viernes el proyecto de decreto por el que se aprueba el reglamento que establece el régimen jurídico para el desarrollo de las actividades de turismo activo. La idea es que entre en vigor antes de verano.

El decreto determina los requisitos que deben cumplir las empresas físicas o jurídicas, las condiciones de las instalaciones, el equipamiento y la homologación del material de las actividades turísticas que se desarrollan en ambientes naturales. También especifica los derechos y obligaciones de las empresas y los usuarios turísticos, así como la garantía de la calidad de los servicios mediante la adecuada formación y cualificación personal.

Además se incorpora la obligatoriedad por parte de las empresas de tener en cuenta las alertas meteorológicas para la realización de su actividad.

El Ejecutivo regional confía en que la regulación permitirá la creación de empleo «como consecuencia de la entrada en el mercado de nuevos profesionales cuyos títulos o certificaciones profesionales vendrán avalados por el Servicio Canario de Empleo».