La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), señala que el modelo actual de gestión, por el que los aeropuertos con ganancias compensan las pérdidas de los deficitarios, obstaculiza la competencia.

El sistema en red limita los beneficios de la competencia en el sector aeroportuario, tales como generar menores costes de operación o mejorar los niveles de eficiencia en el servicio.

El informe de Fedea establece que el modelo centralizado en red muestra falta de adaptación a las necesidades específicas de cada aeropuerto y saca menos partido de la superficie destinada a uso comercial.

En el caso español, el total de beneficios de los  aeropuertos con superávit alcanza los 1.612,96 millones de euros, una cifra muy superior a la suma de las pérdidas de los aeropuertos deficitarios, que es de 51,96 millones.

El estudio reconoce que el modelo de gestión conjunta puede tener ciertas ventajas en costes sobre los aeropuertos gestionados en solitario, en concreto a la hora de abaratar las compras de los inputs comunes, pero mantiene que estas potenciales ganancias se pueden obtener igualmente gestionando grupos de unos pocos aeropuertos.

Un sistema propio descentralizado integrado por los ocho aeropuertos isleños, es lo que reivindica hace años el Gobierno canario, con mayor intensidad desde que Fomento anunció la privatización del 49% de Aena, aunque la demanda ha chocado con la negativa del Estado.