El 13 de marzo entró en vigor el subsidio para los desempleados mayores de 52 años, pero las incidencias que están surgiendo en torno a los demandantes que tienen derecho a esta ayuda y los tipos de cotización están provocando la ralentización de los trámites.

En Canarias hay unos 6.000 beneficiarios de esta medida, que ha bajado de 55 a 52 años el límite para acogerse a ella.

El propio Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe), encargado de gestionar estos trámites, confirma que habían surgido “incidencias” en la aplicación del decreto. Uno de los problemas es si esta ayuda es válida para personas que han computado en el régimen de autónomos antes de estar en el desempleo.

Asimismo, existen dudas y matices en casos como los pluses de cotización vinculados al trabajo a tiempo parcial y a las bajas de maternidad.

Se ha decidido que este tipo de casos se aplacen en su resolución para aclarar las dudas, pero el Ministerio tranquiliza a los implicados indicando que no se van a denegar.

El nuevo subsidio para parados mayores de 52 años entró en vigor el pasado 13 de marzo. La ayuda mensual de 430 euros podrá percibirse hasta el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación.