Los derechos históricos fiscales canarios no se nos concedieron o pactaron hace 600 años, por ser Canarias un territorio de “elevadísimo nivel de rentas”, tampoco por la “abundancia de recursos naturales” y tampoco, aunque aquí existen opiniones diversas, “por su idónea localización geográfica, idónea para las actividades económicas”. No, fue por todo lo contrario, “aislamiento, fraccionamiento, lejanía y ausencia de recursos naturales”. Esto es por lo que yo considero a “Canarias un hecho diferencial” y esta y no otra razón motivaron la concesión de franquicias arancelarias y fiscales al consumo, la bonificación en la fiscalidad directa, tanto de las personas físicas como jurídicas. Esta data desde la incorporación de Canarias a la Corona de Castilla y Aragón.

Nuestro acervo histórico ha sufrido tres, yo diría, interrupciones. La primera, cuando se perdieron las posesiones de América y se aplicaron a Canarias la misma fiscalidad que en la España peninsular, las consecuencias fueron dramáticas.

A continuación, exposición de Bravo Murillo a doña Isabel II: “Entre tanto el país va precipitándose en una decadencia visible, los cultivos se abandonan, la especulación desaparece, la miseria cunde, el azote del cólera morbo vino el año pasado a agravar los males, y va tomando ya alarmantes proporciones la emigración, que es el síntoma supremo de la próxima muerte de los pueblos. Por fortuna, señora, el mal no depende de causas incontrastables; el remedio no se halla fuera del alcance de la legislación. V.M: está en el Trono; y solicita por el alivio de los súbditos que la Providencia puso bajo su imperio, dejara satisfechas las esperanzas de unos habitantes pacíficos, morigerados, leales, que en todos los trances por donde ha pasado la nación, han dado insignes testimonios de su patriotismo (…) Declárese puerto franco las Islas Canarias, y todos esos inconvenientes desaparecerán”.

La segunda con motivo de la Guerra Civil, si bien se acordaron normas para paliar nuestra grave situación, desgravación fiscal de todas las expediciones desde Península.

La tercera fue el año 1991, cuando se hizo una nueva reforma para Canarias, que vulneró todos los principios de nuestro Régimen Económico.

Es a partir de esta fecha cuando se inició la situación que nos ha llevado a ser campeones en pobreza de Europa. No me argumenten que se debe a la Gran Crisis que ha azotado Europa. Díganme Why superamos en 17 puntos la media, y Why en 25 a Baleares, en 27 a Cataluña, en 30 a la región vasca, en 42 a Navarra, y es también del todo inexplicable lo de Andalucía, pero Canarias, sí es explicable, nuestras autoridades, los canarios, no han entendido el hecho diferencial, pero lo tienen guardado en un cajón.

El gran costo de nuestra situación geográfica estructural es de 6.000 millones de euros.

Llevo muchísimos años (con mi asociación empresarial Cecapyme) haciendo gestiones, con todas las consejerías de Hacienda y con el Sr. presidente, además de, personalmente, repetitivos artículos y resultado: la pobreza que padecemos.

Un apreciado primo me envía algo muy acertado que dijo Ayn Rand filósofa, fallecida en 1982: “Cuando adviertes que para producir necesitas obtener autorización de quinees no producen, ni han producido nada, nunca, podrás afirmar sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada”.

Estos que no han hecho nada nunca, que abandonan su profesión para dedicarse a la política no lo pueden entender pues los tenemos a todos ellos muy bien pagados, algunos con chófer y coche de gama alta, y aquellas personas preparadas que sí saben de todo esto, les decía, la misma contestación que dio a un periodista un gran Empresario Canario, es Vd. el único que protesta y él dijo: “Yo no estoy en el Club de los Subvencionados”. Triste pero real.

Quiero, por si no lo han entendido o comprendido, aclarar las razones que justifican la firma de mis artículos: español nacido en Canarias,
1) Porque soy español.
2) Nacido en Canarias en 1929, en la calle Fontana de Oro, Las Palmas de G. C.

Por consiguiente un español nacido en Valencia o en cualquiera de las 14 regiones españolas que hay en la Península Ibérica, no pueden ser titulares de mis artículos o escribir lo que yo escribo, pues ninguna región española tiene el muy negativo y costoso hecho diferencial que tiene Canarias.

Llevamos cuarenta años de autonomía, de democracia, resultado: campeones en pobreza, en listas de espera, en abandono escolar, etc. etc.

Ante esta dramática e indeseada situación, yo me atrevo a hacer una petición a la sociedad canaria: si queremos salir de la pobreza que nos invade, solamente debemos votar a aquella formación española, canaria, que entienda nuestro verdadero hecho diferencial y que por consiguiente, recupere para todos nuestros derechos históricos fiscales y todos estos inconvenientes desparecerán.

Antonio Rodríguez Suárez.