El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, animó ayer a «hacer frente, entre todos, a la economía informal” por la vía de las denuncias.

De Lara señaló como uno de los problemas a erradicar el regate a las obligaciones fiscales que pone en ventaja a quienes se mueven en la ilegalidad. “No aceptemos a los defraudadores”, exclamó.

El presidente de la patronal señaló a ese quebranto fiscal como uno de los impedimentos que encuentran las políticas sociales para llegar a más ciudadanos; los impuestos que no se pagan merman las arcas regionales y recortan el presupuesto en los servicios que se prestan.

A pesar de ello, Manrique de Lara destacó el dato que coloca a España como el país que más crece de la Eurozona y a Canarias a la cabeza de ese impulso del PIB.