La patronal de Las Palmas ha presentado alegaciones al borrador del reglamento de desarrollo de los aspectos fiscales del REF al considerar que las zonas comerciales no reciben el mismo tratamiento que los complejos alojativos para beneficiarse de los incentivos fiscales.

La patronales temían que el reglamento se demorase debido a las elecciones, pero el Ministerio de Hacienda tiene la intención de aprobar el reglamento en septiembre.

La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) advierte que en la reforma del régimen se omite la inclusión del valor del suelo en la inversión inicial de la renovación de zonas comerciales, pero sí se contempla para los alojamientos turísticos. A su juicio, esto puede limitar la modernización de las áreas comerciales de las zonas turísticas más antiguas.

También advierte la patronal que las restricciones en la materialización de la RIC en bienes usados está frenando las adquisiciones de establecimientos hoteleros que podrían ser renovados por el nuevo comprador. El actual texto lo impide si ese establecimiento ya fue renovado con anterioridad. Lo que se pide es que si el valor de compra supera al de la inversión realizada se pueda materializar la Reserva por una cantidad equivalente a ese incremento del valor.

La CCE reclama que en el reglamento se permita invertir la RIC a través de cualquier sociedad de un mismo grupo y no sólo en la que realizó la dotación y que los beneficios se puedan obtener de cualquier filial del grupo.

Los empresarios apuestan porque se retome la inversión inmobiliaria como uno de los supuestos para acogerse a los incentivos fiscales.