Los indicadores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) mantienen la existencia de señales de empeoramiento económico en la zona euro, en particular en Alemania o España. También en Estados Unidos.

El indicador señala con varios meses de antelación inflexiones en el ciclo económico, y ha bajado 10 centésimas para Estados Unidos, hasta los 98,96 puntos, y otras 10 centésimas para la eurozona, a 98,96 puntos. En ambos casos está por debajo del nivel 100 que marca la media de largo plazo.

El descenso de agosto llegó a ser de 15 centésimas para Alemania (98,58) y de 22 centésimas para España (98,58).

A diferencia de los otros grandes países del euro, la tendencia ascendente de Francia se mantiene estable.

En cuanto al Reino Unido, hubo una bajada de 8 centésimas a 98,94 puntos.

De las grandes economías emergentes, los indicadores de China siguen dando muestras de un crecimiento estable, con 18 centésimas de alza, hasta 98,99 puntos.