Si el proyecto de ley de presupuestos sale adelante en sus actuales términos, las empresas instaladas o que quieran instalarse en Canarias perderán buena parte de las ventajas fiscales del REF.

Gobierno y patronales de Canarias están alarmados ante el olvido del fuero regional en los cambios tributarios del gobierno de Pedro Sánchez.

Hacienda anunció en verano que aplicaría dos grandes cambios en el Impuesto de Sociedades. Por un lado, que las multinacionales y grandes empresas tributen obligatoriamente un mínimo del 15% de la base imponible del impuesto. Por otro lado, que las empresas que facturen menos de un millón tributen por el 23%, dos puntos menos. Tras este anuncio, desde la Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias se remitió al Ministerio una carta para recordarle que debía tener en cuenta las singularidades de las Islas.

Fue la primera de varias cartas más, pero ninguna ha sido atendida por el Gobierno central. El régimen de tributación mínima que ha implementado el Ministerio obvia la mayor parte de las especificidades del Archipiélago.

La única excepción de los PGE en el caso de las Islas es la de las empresas adscritas a la Zona Especial Canaria (ZEC), que están libres del pago mínimo del 15%. No hay ninguna mención más a las particularidades del REF, ni en las bonificaciones ni en las deducciones.

Hay unas 330 empresas en Canarias con una cifra de negocio de más de 20 millones de euros. En principio, todas estarían obligadas por la nueva tributación mínima. Estas grandes sociedades solo representan un 0,56% de las 58.697 empresas que hay en las Islas, pero generan el 48% del total de la facturación empresarial.

Esto da una idea de la alarma creada en la Consejería de Hacienda, la Agencia Tributaria Canaria y las patronales de la región, que se apresuran a tratar de descifrar la nueva normativa.