La renta disponible de las familias aumentará el año que viene por la entrada en vigor de la última parte de la reforma fiscal, que prevé una nueva bajada del IRPF, además de por la subida del 0,25% de las pensiones y el aumento del 1% de los salarios de los empleados públicos.

A partir de mañana, los tipos sobre la renta de las personas físicas se situarán entre el 19% y el 45%, mientras que las empresas se beneficiarán de la bajada de tres puntos del gravamen general del impuesto de sociedades hasta el 25%.

Para 2016, el tipo del IRPF, hasta 12.450 euros de base imponible, será el 19%; de esa cantidad hasta 20.200 euros, el 24%; hasta 35.200 euros, el 30%; hasta 60.000 euros, el 37%, y a partir de esa cantidad, el 45%.

Además, la nueva tarifa para los rendimientos del ahorro constará de tres tramos: el primero, hasta 6.000 euros, bajará su tributación del 20% al 19%; desde 6.000 hasta 50.000 euros, el tipo pasará del 22% al 21%; y a partir de 50.000 euros, el gravamen se reducirá del 24% al 23%.

Por otra parte, las pensiones públicas subirán por tercer año consecutivo el 0,25%. El Salario Mínimo Interprofesional (SMI) subirá el 1% y se situará en 655,20 euros mensuales. También se elevará un 1% el salario de los empleados de las administraciones públicas, tras cinco años de congelación, y además recuperarán el 50% pendiente de devolución de la paga extra de diciembre suprimida en 2012.