Arturo Melián, profesor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y representante de Canarias en la comisión de expertos que analiza la reforma del sistema de financiación, advirtió en el Parlamento regional de lo perjudicial que puede ser esta revisión.

Se aboga por que el REF de las Islas no solo deje de computar para la distribución de los fondos, sino que se consolide y eleve su peso.

El docente universitario puntualizó que “todo está sujeto a debate”, tanto lo referido a la inclusión del REF en el fondo de competitividad como a la posibilidad de que el nuevo modelo se base en una mayor corresponsabilidad fiscal, como prefieren las comunidades que más recaudan, o que se rija por el principio de solidaridad, como reclama Canarias.

Canarias aspira a excluir el REF del modelo para que las Islas puedan beneficiarse del fondo de competitividad. Todos los grupos políticos apoyan esta demanda, cuyo argumento es que el objetivo del REF es compensar las desventajas de la condición ultraperiférica y no financiar los servicios públicos esenciales.

En segundo lugar, el Gobierno busca que la revisión del sistema permita al Archipiélago recibir como financiación homogénea al menos la media de las comunidades autónomas.

Finalmente, reivindica un fondo que permita corregir los desequilibrios entre regiones, que debe basarse en indicadores como la pobreza, la tasa de paro o el producto interior bruto de las autonomías.