La morosidad del crédito concedido a familias y empresas por la banca española caerá al 9,6% a finales de año, tras retroceder al 9,84% el pasado mayo.

Los créditos morosos se redujeron a 122.381 millones de euros en mayo, un recorte interanual del 17,35%, y seguirán bajando, por lo que podrían cerrar el año con un volumen aproximado de 120.000 millones de euros.

Tanto los créditos morosos de los hogares como los de las sociedades continuarán descendiendo los próximos meses, aunque a ritmos diferentes.

La cartera crediticia en vigor también continuará cayendo y se situará en 1,22 billones de euros a finales de año.

La morosidad de las sociedades se situará al cierre del tercer trimestre sobre los 37.000 millones de euros.

En el caso de los hogares, el retroceso será más moderado y en el tercer trimestre del año estará en unos 23.000 millones.