El informe sobre competitividad turística del Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico (Catpe), advierte de que la prohibición por ley del crecimiento turístico «no ha logrado fomentar la sostenibilidad, sino lo contrario».

«Las sucesivas moratorias, en lugar del crecimiento cero, han provocado un crecimiento desproporcionado por la construcción de numerosas nuevas camas. En fases posteriores se redujeron las capacidades alojativas por expulsión del mercado, y una parte importante pasó a operar de forma clandestina», se explica desde Catpe.

El informe advierte de que solo el nuevo crecimiento alojativo y complementario puede generar un número relevante de puestos de trabajo reales.

Se calcula que en Canarias hay algo más de 100.000 camas clasificadas en los planes parciales con suelo de uso turístico y bloqueadas por la moratoria. Si la moratoria se liberalizase, en la próxima década se ejecutarían en Canarias un máximo de 70.000 camas que generarían hasta 49.000 nuevos empleos estables.

Si a estos se le suman los trabajos derivados del desbloqueo administrativo para inversiones asociadas al turismo, como parques de ocio, o centros comerciales, podrían llegar a generarse entre 80.000 y 100.000 nuevos puestos de trabajo.