El Parlamento de Canarias ha convocado una sesión extraordinaria para aprobar la modificación de la Ley de Renovación y Modernización Turística antes de que finalice la legislatura y responder a las demandas, sobre todo de Gran Canaria, que exigían poder construir hoteles de menos de cinco estrellas, lo que supondría el fin de la moratoria.

Los nuevos proyectos de hoteles de menos de cinco estrellas dependerán de un reglamento que aún tardará un año en elaborarse.

Entre los grupos parlamentarios, Nueva Canarias asegura que CC y PSC acaban con «lo poco que queda de la moratoria» e insiste en limitar más la construcción de nuevos hoteles. El PP, por su parte, expone que la ley frena el desarrollo en las Islas, impide la inversión y denuncia la discrecionalidad que se otorga el Gobierno sin garantizar la justa competencia.

El PSC, que mantiene un pacto con CC en el Ejecutivo, admite que la imposición de la elaboración de un reglamento es «un punto débil» de la modificación y cuestiona que la ley no sea más concreta sobre las bases que debe contemplar ese reglamento. En CC rechazan las críticas de PP y NC e insisten en que  la nueva ley es flexible y responde a las demandas del sector.