Casi la mitad de los hogares ha reducido su gasto en la compra y se ha orientado a consumir productos más baratos, a comer fuera con menos frecuencia y a adquirir menos productos frescos y más alimentos básicos.

El informe Alimentación y sociedad en la España del siglo XXI, realizado a partir de 2.026 encuestas, revela que la mayoría de los españoles realiza tres comidas principales, fundamentalmente en casa.

En grandes ciudades como Madrid y Barcelona se encuentra el porcentaje más elevado de personas que comen fuera de casa casi todos los días, principalmente por el horario.