La Estrategia Operativa de Internacionalización de la Economía Canaria, encargada por el Gobierno regional para planificar la apertura económica del Archipiélago, apunta a que la mitad de las empresas que todavía no ha optado por dar el salto al exterior considera “necesario” o “fundamental” hacerlo.

Un 34% de las empresas encuestadas lo ve necesario y un 16% entiende que sería fundamental. La mitad restante se divide entre las que cree que la internacionalización es de una importancia “regular” aunque tiende a necesaria (20%), regular, pero tendiendo a poco necesaria (18%), poco necesaria (4%) y nada necesaria (6%).

En cuanto a los efectos sobre las cuentas de las empresas, el 70% entiende que internacionalizarse aportaría beneficios. Un 21% cree que la internacionalización no le afectaría “ni para bien ni para mal”, un 2% sostiene que no fortalecería la empresa y un 6% teme que la empeore.

Dos de cada tres empresas encuestadas se han planteado internacionalizarse, pero en realidad solo el 7% lo ha estudiado a fondo, para luego descartarlo. Un 36% se ha planteado la idea pero no ha profundizado en ella, un 23% ha preferido no dar el paso todavía y un 34% ni siquiera ha pensado en hacerlo.

Respecto a los motivos por los que estas empresas aún no operan en el extranjero, un 12% admite que no dispone de un plan de internacionalización definido, un 11% responde que su situación económica no se lo permite y un 10% alega que no conoce el mercado lo suficiente.

Hay otras causas como la falta de apoyo público (8%), la falta de tiempo o de capacidad para plantearse esos planes (7%) o, simplemente, la falta de interés (6%).

Las barreras con las que esperan toparse las empresas interesadas en internacionalizarse son el desconocimiento del mercado al que se dirigen (15%), seguida por la ausencia de un plan de internacionalización definido (13%), el insuficiente poder financiero (8%) y la falta de apoyo público (8%).

El 71% de los encuestados no conoce agentes públicos o privados que podrían ayudarles en su actividad.

Más de la mitad de las firmas indica que, en caso de salir al exterior, lo haría en sociedad con otras empresas.

La vía más interesante de internacionalizarse para las empresas que aún no lo han hecho es la exportación directa (33%). A continuación se sitúa la atracción de clientes internacionales (28%). Un 12% barajaría implantar una filial en el extranjero, y las que se plantean participar en licitaciones en otros países son solo el 8% del total.

Aunque todavía no se han internacionalizado, el 60% de las empresas encuestadas sí comercia con otras islas y un 43% desarrolla o ha desarrollado actividades con la Península.