Los parlamentos de los archipiélagos macaronésicos de Azores, Madeira, Canarias y Cabo Verde suscribieron ayer una declaración común demandando un tratamiento diferenciado por parte de la Unión Europea en políticas de cohesión social y económicas.

Las VIII Jornadas Parlamentarias Atlánticas reúnen durante tres días a diputados de las asambleas legislativas de los cuatro archipiélagos y, en su declaración final, se expone que no se alcanzarán las metas consignadas en la Estrategia 2020 si se reducen los apoyos económicos.

Los parlamentarios piden cambios en las ayudas de Estado para reforzar los regímenes de ayudas regionales que operan en las regiones ultraperiféricas (RUP) y demandan el mantenimiento del Programa de Opciones Específicas para la Lejanía y la Insularidad (Posei).

Los cuatro archipiélagos apuestan por reforzar la cooperación de los territorios atlánticos y por proteger su biodiversidad. Realizarán un seguimiento de los programas europeos de los que son beneficiarios para coordinarse y conseguir una ejecución eficiente.