Las llegadas de turistas extranjeros a Canarias se mantuvieron casi en los mismos niveles que en el mismo mes de 2017, aumentando solo un 0,7%, hasta alcanzarse los 1.210.983 pasajeros registrados. No obstante, Tenerife y La Palma ya pierden visitantes.

Esta es la subida más reducida desde abril de 2015. Desde entonces, el destino acumulaba incrementos moderados.

El estancamiento no coge por sorpresa al sector turístico. Ya en los últimos meses de 2017 los hoteles registraban caídas en el volumen total de pernoctaciones y de ocupación.

Canarias perdió en enero turistas de mercados tan importantes como el británico, italiano o nórdico, aunque crecieron las llegadas desde Portugal y se mantuvieron las alemanas.