El anteproyecto de Ley de Cámaras de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Canarias que ha redactado el Ejecutivo regional, tiene como principal conclusión que las cuatro cámaras de comercio de Canarias deberán generar recursos y ser rentables por sí mismas si quieren seguir existiendo.

Tras la aprobación de la norma, las cámaras de comercio canarias podrán financiarse mediante dos vías. Por una parte, de forma privada, ofreciendo servicios a las empresas, como están intentando actualmente mediante cursos y seminarios. Por otro lado, el Gobierno de Canarias les propone colaborar en la internacionalización de las empresas isleñas.

Además, el Gobierno mantendrá la partida contemplada desde hace años para las cámaras de comercio, dotada con un millón de euros, que se destina a financiar programas de tutorización y apoyo a las empresas y acciones de empleo.

El anteproyecto busca instaurar un modelo de cámara de comercio dirigido a la eficiencia y a la obtención de resultados.