La industria canaria espera elevar del 6 al 10% su aportación al PIB canario en los próximos años.

El sector, que concentra el grueso de la pequeña y mediana industria, con más de 10.000 empresas y unos 30.000 empleos en todo el Archipiélago, reclama el apoyo de las administraciones públicas para lograr ese incremento.

El presidente de Femepa, Vicente Marrero, insistió en este sentido en la necesidad de que las singularidades que recoge el REF de Canarias «se plasmen definitivamente en la Constitución».

Entre los principales retos del sector, destaca el poder reducir los trámites de concesión de los permisos y licencias de obras de los ayuntamientos. Marrero estima que en el Archipiélago hay 6.000 proyectos que no terminan de ver la luz y mantienen bloqueadas importantes inversiones.

Otro de los problemas que persisten en el sector es el peligro de la no continuidad de las micro empresas.