Los estragos de la pandemia y sus actuales rebrotes se están cebando especialmente con el sector hostelero en España. La facturación de estas empresas podría caer entre un 40% y un 47% este año. La patronal Marcas de Restauración estima una pérdida de entre 15.000 y 17.000 millones de euros.

Casi un tercio de todos los bares y restaurantes tendrán que cerrar, 90.000 de los 300.000 que hay en España, destruyendo 400.000 puestos de trabajo. La mayoría de estos empleados están ahora mismo en ERTE.

El sector había facturado en 2019 unos 37.400 millones de euros, un 1,7% más que un año antes, por lo que recuperar el tráfico de clientes habitual es crucial.