Pedro Sánchez anunció ayer su intención de gobernar los próximos meses con los Presupuestos Generales del Estado (PGE) elaborados por el PP, pese a haberlos votado en contra hace solo dos semanas en el Congreso.

Tras prosperar la moción de censura contra Rajoy, estaba en entredicho que se mantuviese la ficha financiera canaria, pero el socialista ha prometido mantener los recursos previstos para Canarias en las nuevas cuentas.

Aunque los PGE todavía no están aprobados, a falta de culminar su trámite en el Senado, es poco probable que sufran cambios en su contenido.

Si las cuentas de 2018 siguen lo previsto, serán definitivamente aprobadas en la semana del 20 de junio, para su inmediata entrada en vigor una vez que se publiquen en el BOE, mucho antes de la convocatoria anticipada de elecciones que Sánchez tiene prevista.