El sector turístico de las islas de Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife comienza a sufrir las consecuencias de la falta y el encarecimiento de la vivienda de alquiler en las islas.

Las patronales de Asolan, Asofuer y Ashotel, advirtieron ayer que no se pueden cubrir ofertas de empleo porque los trabajadores no tienen piso para vivir o si lo encuentran, el precio es muy elevado.

Por este motivo, demandan medidas para ordenar y regular la oferta del alquiler vacacional.

En Gran Canaria, el presidente de la FEHT, José María Mañaricúa, indica que no existe este problema en el sur porque durante la crisis muchas camas extrahoteleras se hicieron residenciales y hay mucho empleado de otros municipios.