A principios de verano, Bruselas perdonó la multa a España, ante el posible acuerdo de gobernabilidad en el país. Al no haberse producido dicho acuerdo a día de hoy, es muy posible que la Comisión Europea suspenda una parte de los fondos estructurales y de inversión comprometidos para el año 2017.

Se calcula que estos recortes, que tendrían carácter temporal, ascenderían a unos 1.300 millones de
euros.

Estos fondos suelen ir destinados a zonas menos desarrolladas para apoyar la cohesión económica. Canarias es uno de estos casos. Las Islas reciben de este programa 1.700 millones entre 2014-2020.

Sin embargo, la congelación podría ser a su vez revocada. Pero para ello la Comisión Europea debe evaluar el borrador de los presupuestos del año próximo y una relación de medidas efectivas para corregir el desvío en las cuentas públicas. España debe presentar estos documentos antes del 15 de octubre.

Si Bruselas detecta una falta de acción del Gobierno para reducir el déficit, España se podría enfrentar a una multa del 0,5% del PIB, unos 5.000 millones.