La falta de profesionales cualificados que demandan las empresas del sector impide que la economía basada en las nuevas tecnologías de la comunicación en Canarias avance al mismo ritmo que en el conjunto de España y Europa.

El escaso uso del comercio electrónico o la reducida proporción de empresas con página web son algunos ejemplos de esta situación que urge modificar.

Los participantes en la jornada “Oportunidades para impulsar la economía digital en Canarias”, celebrada ayer en Tenerife, coincidieron en la necesidad de ajustar las políticas de formación a las necesidades del sector. Creen que el modelo universitario se ha quedado obsoleto. Los alumnos que terminan las carreras necesitan formación complementaria sobre gestión tecnológica y administrativa.

Además de la cualificación, el desarrollo de la economía digital en el Archipiélago pasa, según los intervinientes, por completar las redes e infraestructuras, simplificar los procedimientos administrativos, favorecer la competencia y desarrollar los reglamentos de la ley nacional.