Una encuesta realizada ayer en Madrid durante la celebración de la asamblea anual de socios del Instituto de Empresa Familiar (IEF), arroja que este tipo de empresas concede un aprobado a la coyuntura económica del país y suspende a la situación política, instando a retomar la estabilidad para poder apuntalar el crecimiento y la creación de empleo.

Los miembros del Instituto opinan que la situación económica española ha mejorado valorándola con 5,46 puntos sobre 9, mientras que en 2015 dicha puntuación se quedó en un 5,15.

Más pesimista es la percepción sobre la situación política, con el 2,2 sobre 9. En 2015 se situó en 2,98 puntos.

El 81% de los encuestados espera un moderado aumento de la actividad a corto y medio plazo, con una limitada creación neta de empleo, mientras que otro 15% aguarda un crecimiento frágil y el 4%, un aumento rápido de la actividad y creación intensa de puestos de trabajo.

Asimismo, el 78% de los empresarios consultados espera un aumento de sus cifras de ventas en 2016 y un 18% confía en que se mantengan estables.