La Inspección de Trabajo detectó unos 3.800 empleos irregulares en Canarias entre enero y septiembre de 2015. Los sectores de la hostelería y los transportes son los más afectados por estas prácticas.

Un 65% de las personas que trabajaban sin contrato lo hacían en uno de estos dos sectores. Concretamente, 1.300 se encontraban ocupadas en actividades relacionadas con la hostelería, mientras que 1.100 tenían un empleo en el transporte. A continuación se sitúan, a mayor distancia, los sectores de la construcción y los servicios, ambos con 294. Tras ellos, el comercio, con 152, la industria, con 92, la agricultura, con 87, y el hogar, con 12.

Por islas, Tenerife registra el mayor número de empleos irregulares, con 1.784, mientras que en Gran Canaria se descubrieron a 1.583 personas en esta situación. El resto de islas presenta datos mucho más bajos: en Lanzarote se detectaron 203 empleos irregulares, 98 en Fuerteventura, 46 en La Palma, 13 en La Gomera y 11 en El Hierro.

Las estimaciones apuntan a que la incidencia de este fenómeno es superior en Canarias a la media española (28% frente a 18%).

Diez proyectos han recibido este último año ayuda financiera del Gobierno regional para luchar contra la economía sumergida.