La Confederación Canaria de Empresarios (CEOE) de Tenerife prevé este año un peor comportamiento de la economía canaria frente a 2016, fijando el crecimiento del PIB en un 2,7% frente al 3,4% del pasado ejercicio, aunque tres décimas por encima de la media nacional.

Según la patronal, el parón se debe al agotamiento de las principales medidas de estímulo como el bajo precio del petróleo, el impulso monetario del Banco Central Europeo y la inseguridad de los mercados turísticos competidores. También influye la incertidumbre económica internacional por el brexit y las nuevas medidas en Estados Unidos.

En cuanto al empleo, el número de desempleados se reducirá en 25.000 personas, quedando por debajo de los 250.000 y la tasa de paro en torno al 22,75%, frente al 24,90% actual.

Durante 2017 se mantendrá el impulso positivo del turismo, aunque en menor medida que en 2016. El turismo extranjero crecerá un 3% y el nacional un 10%.