La economía canaria sumó durante la primera mitad de este año dieciocho trimestres consecutivos de crecimiento anual. Sin embargo, los indicadores hasta septiembre muestran una tendencia desaceleradora, según datos de la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento.

El PIB real del archipiélago aumentó en promedio en el primer semestre de 2018 un 2,4% anual, similar al conjunto de la economía española, que creció en ese mismo semestre un 2,7%, tres décimas menos que en la segunda mitad de 2017.

Todos los sectores han contribuido en Canarias al crecimiento durante el primer semestre del año, siendo la construcción el que mayor dinamismo ha mostrado en términos relativos, con una tasa anual promedio del 4,7%, seguido del primario (3,7%), la industria (2,7%) y los servicios (1,8%).

La industria fue el único sector que aceleró su tasa de crecimiento anual, desde el 1,4% de hace un año hasta al 2,7% de 2018.

Respecto al empleo, el número de afiliados a la Seguridad Social registró una tasa de crecimiento acumulada en septiembre del 4,2% anual. En noviembre de este año se superaron los 810.000 afiliados a la Seguridad Social en las islas, una cifra histórica. Además, la tasa de paro se ha situado en promedio de los dos primeros trimestres de este ejercicio en el 20,3% frente al 25% de hace un año.

Se espera que el crecimiento de la economía canaria continúe en el último trimestre de 2018, con perspectivas turísticas mejores que en la temporada de verano. También se prevé un comportamiento positivo de la demanda interna.