Según la Confederación de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife), la economía canaria pierde 1.000 millones de euros cada mes. A esto se suma una caída confirmada del PIB el año pasado del 20%.

Ante la paralización de la demanda interna, la patronal exige liquidez a través de ayudas públicas. Estas ayudas, además, deben ser ágiles y cumplir unos plazos lógicos ante la amenaza de cierres masivos en las próximas fechas.