La economía canaria consolida su crecimiento, apoyada en el sector exterior y en la demanda interna, pudiendo crecer un 3,3% al cierre de este año y un 3% en 2016, y crear unos 80.000 empleos, según el BBVA.

La producción continúa aumentando a un ritmo elevado y supera el 3%, lo que supone una desaceleración de la actividad respecto a las cifras de la primera parte del año, cuando la economía crecía a tasas anuales cercanas al 4%, pero en cualquier caso, el crecimiento será por encima de la media nacional de 3,2% del PIB en 2015 y 2,7 % en 2016.

Este menor crecimiento puede explicarse por la ralentización de la demanda mundial, el agotamiento de algunos factores cíclicos y el aumento de la incertidumbre. Reducir la tasa de paro y aumentar la productividad son los principales retos a medio plazo.