La crisis económica derivada de la pandemia obligará a 100.000 bares y restaurantes de toda España a cerrar, según las previsiones de la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE).

Después de tres meses cerrados por el estado de alarma y la falta de turistas internacionales, ahora tienen que lidiar con las nuevas restricciones de cierre de la hostelería en varias comunidades. Ya es inviable continuar abiertos.

Estos 100.000 establecimientos suponen un tercio del total, y ponen en peligro unos 700.000 empleos.

Más de la mitad del empleo destruido en este último año corresponde a la hostelería. El empleo general baja un 2,2% en tasa anual, pero el desplome en este sector llega al 20%.

De los 600.000 trabajadores que aún están en ERTE, más de 211.000 son de la hostelería.