La oferta de empleo a tiempo parcial se ha disparado durante los últimos ocho años un 37,9% en las Islas.

Mientras, la reforma laboral instaurada por el Gobierno del PP alimentó la proliferación de expedientes de regulación de empleo (ERE) que se llevaron por delante puestos de trabajo de un modo exponencial.

Entre el primer trimestre de 2008 y el de este año se han creado en el Archipiélago 51.300 nuevos trabajos a tiempo parcial, un avance del 27,5%. En el mismo periodo, se perdieron 96.900 empleos a jornada completa (-12,5%), según la Encuesta de Población Activa (EPA).

La menor actividad económica derivada de la crisis, conlleva una caída de oportunidades de trabajo. Los empresarios ahora contratan solo cuando la venta de la producción está asegurada al menos a medio plazo.

Los sindicatos denuncian que en la actualidad se cobra menos y se trabaja más. La reforma laboral permitió a las empresas descolgarse de los convenios en vigor si, por ejemplo, justificaban pérdidas.

Esa reforma laboral llegó tarde, según los empresarios. De haberse llevado a cabo antes, podrían haberse salvado muchos puestos de trabajo, argumentaron.

En 2011, 5.714 trabajadores canarios se vieron afectados por los ERE. Un año después, el número se incrementó un 94,8%.

Desde ese año, el número de afectados por ERE fue decayendo de manera paulatina. Aun así, todavía en 2015 fueron 2.125: 463 despedidos y 1.368 parados de modo temporal.