Unas 14.000 empresas han desaparecido en Canarias desde el inicio de la crisis económica a comienzos de 2008 y hasta finales de 2013, cuando comenzó a variar la tendencia negativa, lo que representa más de un 10% de su tejido productivo.

El sector más perjudicado fue el de la construcción con una destrucción superior al 60% de sus empresas, seguido por la industria, con un 24%, y los servicios, con un 4,1%.

Así lo indica el último informe trimestral de la Cámara de Comercio, que pronostica que a lo largo de 2015 se crearán unos 30.000 empleos en las Islas.

Los expertos coinciden al valorar los síntomas de la recuperación económica, pero el ritmo es lento y el empleo que se genera no es de calidad. El sector hostelero es el que mayor estabilidad ofrece.

Un reciente estudio indica que el porcentaje de contrataciones indefinidas se imponía a las eventuales (62% – 38%). El convenio colectivo que se acaba de firmar, obliga a las empresas a contar con el 60% de sus plantillas contratada con carácter indefinido. Además, un 47% de los empresarios contratan por contactos personales y un 41% lo hace a través del informe presentado por el aspirante. Empresarios y asesores de establecimientos hoteleros subrayaron la tendencia hacia la especialización y ultrasegmentación del producto turístico.