El Indicador de Confianza Empresarial (ICE), elaborado por las Cámaras de Comercio de Canarias con la colaboración del Istac, vuelve a caer por las moderación en las previsiones de crecimiento en el arranque de 2016.

La situación de incertidumbre política ha roto una racha positiva que situaba a los empresarios canarios como los más optimistas del territorio español en los últimos meses de 2015, con una variación del ICE que alcanzó el 4,5%.

En el ICE de enero, la confianza de los empresarios del Archipiélago retrocede el 1,4%.

Sin embargo, a pesar del clima de inestabilidad política, las expectativas de empleo son positivas, ya que el 80% del empresariado confía en mantener sus plantillas en los próximos meses, el 5% manifiesta su intención de incrementarla y el resto, el 15%, prevé dificultades para asegurar la estabilidad.

El año 2016 arranca con unas previsiones empresariales a la baja, tras tres trimestres consecutivos al alza. Este retroceso arroja un balance negativo del -0,8%, tras apuntar el 59% que mantendrá estable su actividad económica, mientras que el 20,9% prevé una caída de ventas.