El sector inmobiliario siguió creciendo en 2018 en Canarias, pero redujo su ritmo. El pasado año se contabilizaron 24.392 compraventas en el archipiélago, un 4,7% más que en 2017, según los datos del Colegio de Registradores. El repunte interanual del año 2017 se elevó al 12%.

El negocio inmobiliario acumula cinco años de crecimiento.

Una de las principales razones del menor crecimiento de este año es la desaceleración en la venta de viviendas usadas, que sigue acaparando el 77% de las operaciones. El archipiélago registró el año pasado 19.213 compras, un 2,57% más interanual. En 2017 el aumento se elevó a cerca del 13%.

En 2018, por primera vez en años, aumentaron más las ventas de viviendas nuevas. Lo hicieron en un 13,7%, hasta las 5.179 operaciones.

Canarias registró además uno de los mayores incrementos anuales de endeudamiento hipotecario en 2018 respecto al año anterior: se elevó un 7,2%, hasta los 1.111 euros por metro cuadrado de media.

Canarias está también entre las comunidades que requieren un mayor esfuerzo para financiar la vivienda: la cuota hipotecaria representa el 31,1% del coste salarial en el archipiélago, una tasa solo por debajo de Baleares (43,3%), Madrid (35,4%), y Cataluña (33,6%).