La patronal CEOE Tenerife prevé que en 2018 el crecimiento del PIB canario se reducirá al 2,4%, cinco décimas menos que en 2017, debido a la caída del turismo y la desaceleración del consumo interno.

Los destinos competidores del Mediterráneo han comenzado el año creciendo intensamente, lo que está afectando a la contratación anticipada de algunas zonas de Canarias.

El Archipiélago ha recibido en marzo y abril 92.000 pasajeros menos que en los mismos meses de 2017, y en lo que va de año, ha perdido 80.000 llegadas internacionales.

Además, la CEOE indica que el consumo en las islas comienza a perder intensidad, aunque su aportación seguirá siendo positiva durante 2018.

El PIB regional creció seis décimas en el primer trimestre, una décima menos que en el trimestre anterior, por lo que en términos interanuales, la economía creció un 2,7%.