La brecha salarial de género en España se situó en 2016 en el 14,2%, 3,4 puntos inferior al dato de 2011. La media de la Unión Europea en el mismo año fue del 16,2%.

Traducido en números, por cada euro que cobraron los hombres por una hora de trabajo, las mujeres españolas ganaron 85,8 céntimos.

España fue de los países del bloque comunitario en los que más cayó la diferencia salarial entre mujeres y hombres. Sólo se registraron mayores caídas en cuatro países.

En el conjunto de la UE, la diferencia salarial se ha reducido en esos cinco años en apenas 0,6 puntos porcentuales, para situarse en 2016 en un 16,2%.