La empresa noruega Otech y la canaria Satocan, prevén iniciar en noviembre las obras en Arinaga para la creación de la base offshore destinada a almacenamiento y reparación de piezas subacuáticas de última tecnología de plataformas. El proyecto se acometerá en fases y se espera que esté ultimado para 2017.

La base se instalará en una parcela de unos 92.000 metros cuadrados situada al inicio de la zona franca, muy próximo a zona de viviendas y distante del muelle, desde dónde se trasladarán las megapiezas subacuáticas de las plataformas a la nave.

Se prevé que las obras comiencen en noviembre, en cuanto Puertos del Estado autorice la concesión solicitada por la empresa.

La firma noruega Otech, que lleva dos años en el puerto de Las Palmas, ha importado a La Luz una idea extendida en su país donde existen bases de reparación similares a la que se proyecta en Arinaga. La de Gran Canaria no estará tan próxima a los centros de extracción de crudo como las noruegas, ya que Canarias se encuentra a un par de miles de millas náuticas de los campos petrolíferos marinos.

Ambas empresas afirman que la actuación supondrá poner a Gran Canaria en el mapa de las operaciones offshore, por su posición estratégica en el Océano Atlántico, lugar de paso casi obligado para la navegación entre Europa, África y América. También implicará una gran inyección económica y generación de empleo para el sector en la isla.