Las entidades financieras comienzan a dar crédito a los promotores canarios para construir nuevas viviendas tras años de parón por la crisis.

En el segundo semestre de 2014 la banca comenzó a financiar edificios a medio terminar y con alto grado de ejecución. Ahora, en el segundo trimestre de 2015, la banca está siendo más activa.

La recuperación de las ventas del mercado inmobiliario ha animado a las entidades financieras, que quieren recuperar un negocio muy atractivo que habían perdido con la crisis: el cobro de intereses por la financiación.

Aún así, continúan siendo muy rigurosas a la hora de conceder créditos a los promotores. Por ahora, la financiación sólo se está dando a firmas solventes que han superado los años de crisis.

Las condiciones son muy exigentes, como por ejemplo tener al menos un 40% de la promoción vendida antes de que se inicien las obras.