La Asociación Canaria de Alquiler Vacacional (Ascav) decidirá en su asamblea del próximo 25 de junio si emprende acciones judiciales contra la norma de alquiler vacacional, que deja fuera a las viviendas ubicadas en zonas turísticas.

La presidenta de la Ascav, Doris Borrego, criticó que no solo se han dejado a las viviendas destinadas al alquiler vacacional fuera de las zonas turísticas sino que se imponen sanciones de entre 30.001 euros a 300.000, las mismas que se aplican a un hotel de 5.000 camas.

Según la Ascav, el secretario de organización de Coalición Canaria (CC), José Miguel Ruano, se comprometió a que se modifique el decreto en cuanto se forme el nuevo gobierno, que previsiblemente estará presidido por el candidato de CC.

La Ascav pretende que la vivienda vacacional no se vincule a suelo sino a que sea residencial para que de esta manera puedan dedicarse al alquiler vacacional siempre y cuando sean legales, independientemente del suelo en que se encuentren.

Sin embargo, la normativa aprobada en Consejo de Gobierno deja esta modalidad alojativa fuera de las zonas turísticas a pesar de que la regula como modalidad turística, «una contradicción» a juicio de Borrego.