La Viceconsejería de Empleo del Gobierno canario y el Ministerio de Empleo y Seguridad Social acordaron ayer las líneas generales de inspección laboral para el año 2018, en el que se prevé realizar 28.774 visitas a las empresas del Archipiélago.

Ambas administraciones repasaron las actuaciones de 2017 que, a su juicio, han permitido mejorar las condiciones laborales de 10.540 trabajadores de las Islas.

Entre enero y noviembre se transformaron 6.693 contratos temporales en indefinidos y, además, afloraron 3.847 empleos que, o no estaban dados de alta en la Seguridad Social, o tenían un contrato que reflejaba una jornada inferior a la mitad de la que realmente realizaba.

Para el próximo año el objetivo es realizar casi 29.000 visitas, de las que 8.596 serán en materia de economía irregular, 6.339 en prevención de riesgos laborales, 6.366 en empleo y relaciones laborales y 6.360 en Seguridad Social.

El fin de estas inspecciones, según el Gobierno canario, es equilibrar actuaciones territoriales, analizar los sectores emergentes en materia de contratación y realizar una continua vigilancia de los sectores económicos cuantitativamente mayores en materia de empleo.