Las actuaciones de la Inspección de Trabajo desde el año 2012 han destapado empleos irregulares y convertido contratos en indefinidos, con un impacto económico global de 21.198 millones de euros, según las estimaciones del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Sus cifras indican que entre abril de 2012 y febrero de 2018 han aflorado 519.056 empleos irregulares, se han transformado en indefinidos 359.191 contratos indebidamente concretados como temporales, y se han detectado más de 7.000 empresas ficticias.