Los representantes del pequeño y mediano comercio están indignados por el rechazo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a la propuesta en contra de la apertura dominical de Las Arenas y El Corte Inglés.

Las asociaciones comerciales, la mayoría de los ayuntamientos de la Isla y el Cabildo de Gran Canaria, acordaron de forma unánime durante la reunión de la Mesa del Comercio de Gran Canaria, manifestarse contrarios a esta liberalización de horarios.

El gobierno tripartito dio el visto bueno en septiembre a la continuidad de la libertad horaria de estas grandes superficies, pese a las promesas electorales de varios partidos de eliminar estas dos nuevas zonas de gran afluencia turística, que se implantaron en 2015.

La Mesa del Comercio reclama la revisión de estas zonas, advirtiendo del daño que le está haciendo al pequeño comercio de la capital y también a la restauración de los municipios.

Fedeco y Cecapyme se sienten traicionados por el alcalde socialista Augusto Hidalgo y el concejal de Turismo y Comercio, el nacionalista Pedro Quevedo, y se ha solicitado la dimisión de este último.

Eugenio Sánchez, presidente de Fedeco, y José Juan Socas, presidente de Cecapyme, expresan su malestar ante la renuncia de Quevedo a defender al pequeño comercio, después de haberse reunido en numerosas ocasiones. Asimismo, consideran inaceptable la afirmación del concejal de que la regulación de los horarios comerciales y de las zonas de gran afluencia turística es una competencia del Gobierno de Canarias, y que el Ayuntamiento no tiene competencias en esto. Ambos subrayan que es el Ayuntamiento el que propone las zonas comerciales de gran afluencia turística, para que luego el Gobierno canario ratifique esas zonas propuestas.

Eugenio Sánchez aclara que no se oponen a las zonas de gran afluencia turística, sino a la apertura de las grandes superficies, que es lo que hace daño al pequeño comercio.