Los ingresos por tributos indirectos han sido mayores que los directos en Canarias durante el primer cuatrimestre, lo que implica un mayor dinamismo de los sectores productivos y consumo de los ciudadanos y las empresas.

En los cuatro primeros meses del año las arcas públicas han recaudado 750,5 millones de euros por impuestos indirectos, un 7,9% de incremento, mientras los impuestos directos apenas varían.

El incremento de la recaudación por el impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados es del 20%, con más de 66 millones de euros ingresados.

El impuesto sobre los combustibles derivados del petróleo, alcanza los 96,3 millones de euros en los cuatro primeros meses del año, un 2,1% más que en el mismo periodo del año pasado.

También tiene un alza considerable el impuesto de las labores del tabaco, ingresando 37,6 millones, un 22,3% más.

Los tributos que gravan el juego también crecieron un 17,1%, hasta los 13,6 millones.

En relación con los tributos directos, la recaudación por IRPF logra un incremento del 4,5% en el primer cuatrimestre del año, con 371,7 millones de euros. Sucesiones y Donaciones e impuesto sobre el patrimonio, han descendido.

Los impuestos propios de la Comunidad incluidos en el REF también han crecido como consecuencia del dinamismo de la actividad económica. El IGIC alcanzó una recaudación líquida en los cinco primeros meses del año de 605 millones de euros, un 7,1% más que en el mismo periodo de 2015. El AIEM alcanza los 47,2 millones (+5,6%), mientras que el impuesto de matriculaciones crece un 3,3%.

La recuadación total de tributos estatales en Canarias ascendió hasta abril a 782 millones de euros, un 6,6% inferior a la del pasado año.